Guía segura para retirar uñas acrílicas: paso a paso y consejos útiles

¿Alguna vez te has puesto uñas acrílicas y luego te has encontrado en la situación de no saber cómo quitarlas sin dañar tus uñas naturales? ¡No te preocupes, no estás sola! Muchas hemos pasado por eso, y la buena noticia es que retirar uñas acrílicas en casa es totalmente posible si sigues algunos pasos simples y, lo más importante, seguros.

Sabemos que puede ser tentador arrancarlas de un tirón, pero créenos, tus uñas te lo agradecerán si sigues un método más suave. En esta guía, te llevamos paso a paso por el proceso de retirar las uñas acrílicas en casa sin causar daño, para que mantengas tus uñas naturales en las mejores condiciones posibles.

¿Por qué es importante retirar las uñas acrílicas correctamente?

Primero, entendamos por qué no deberíamos simplemente arrancar esas uñas acrílicas tan fácilmente. Las uñas acrílicas están adheridas a tus uñas naturales con un pegamento fuerte. Al intentar retirarlas de manera brusca, puedes llevarte capas de tu uña natural junto con la acrílica, dejándolas frágiles y doloridas. Además, hacerlo de manera incorrecta puede causar infecciones o daños permanentes a la matriz de la uña, donde se desarrolla el crecimiento de las uñas.

Te puede interesar:  Uñas perfectas sin dañarlas con el semipermanente

Retirarlas correctamente te asegura de que tus uñas naturales permanezcan saludables y fuertes, listas para la próxima vez que quieras ponerles un poquito de glamour.

Materiales necesarios para retirar uñas acrílicas en casa

  • Acetona pura
  • Algodón
  • Papel aluminio
  • Lima de uñas (preferiblemente de grano 100/180)
  • Empujador de cutículas o palito de naranjo
  • Crema hidratante o aceite para cutículas
  • Báscula (opcional, pero útil)
  • Un recipiente pequeño
  • Una toalla

Paso 1: Preparación previa

Antes de empezar el proceso de eliminación, asegúrate de tener todo el material necesario. Corta las uñas acrílicas lo más corto posible con un cortaúñas. Cuanto menos acrílico tengas que eliminar, más fácil será todo el proceso.

Pon una toalla sobre la mesa donde vayas a trabajar para evitar derrames y daños en la superficie.

Paso 2: Remojado en acetona

Empapa bolas de algodón en acetona pura. Luego, coloca una bola de algodón empapada en cada uña y envuélvela con un trozo de papel aluminio. La acetona necesitará algo de tiempo para disolver el acrílico, así que paciencia. Deja las uñas en remojo durante unos 15-20 minutos para que el acrílico se afloje y sea más fácil de retirar.

Puedes acelerar este paso envolviéndote las manos en una toalla caliente o dejando tus manos en un recipiente con agua tibia, pero asegúrate de que cada uña está bien cubierta y sellada con el papel de aluminio.

Paso 3: Remover el esmalte y la capa superior

Una vez que haya pasado el tiempo de remojo, retira el papel aluminio y el algodón de las uñas. La capa superior del acrílico debería verse muy blanda y arrugada. Usa un empujador de cutículas o un palito de naranjo para empezar a levantar suavemente la capa superior.

Te puede interesar:  Pedicura rusa: el secreto para pies suaves y saludables

Si encuentras que partes del acrílico aún están duras, no te preocupes. Vuelve a colocar algodón empapado y papel aluminio en esas uñas y deja remojar por unos minutos adicionales.

Paso 4: Limado del grosor de las uñas acrílicas

Con una lima de uñas de grano 100/180, comienza a limar suavemente la superficie del acrílico. Hazlo con movimientos largos y uniformes. Este paso ayuda a reducir el grosor del acrílico y facilitará la retirada del resto del material.

Asegúrate de no limar demasiado profundo para no dañar la superficie de tus uñas naturales. Si sientes algún dolor o incomodidad, detente y vuelve a remojar las uñas en acetona.

Paso 5: Levantar y retirar las uñas acrílicas

Después de limar el grosor, usa el empujador de cutículas para levantar los bordes del acrílico. Hazlo con cuidado, empujando suavemente y levantando pequeñas secciones a la vez. Si una parte no se despega fácilmente, vuelve a aplicar un poco de acetona y espera unos minutos más.

Continúa este proceso hasta que todo el acrílico haya sido retirado. Si sientes resistencia significativa, vuelve al proceso de remojo y déjà que la acetona haga su magia.

Paso 6: Hidratar y cuidar las uñas naturales

Ahora que has retirado todas las uñas acrílicas, tus uñas naturales probablemente estén un poco secas y frágiles. Aplica una cantidad generosa de crema hidratante o aceite para cutículas en cada uña y masajea suavemente. Esto ayuda a restaurar la hidratación y fortaleza a tus uñas.

Asegúrate de seguir hidratando tus uñas y cutículas regularmente en los días siguientes para ayudar a que se recuperen completamente.

Consejos adicionales para evitar daños

  • No uses objetos afilados para separar el acrílico de tus uñas naturales, ya que podrías cortar o rasgar la superficie de tus uñas.
  • No fuerces las uñas acrílicas; si no se desprenden fácilmente, es mejor volver a aplicar acetona y esperar un poco más.
  • Utiliza una lima de buena calidad para minimizar el riesgo de dañar tus uñas naturales.
  • Puedes tomar un suplemento de biotina para fortalecer y acelerar el crecimiento de tus uñas naturales después de retirar las acrílicas.
  • Dale un descanso a tus uñas antes de volver a aplicar uñas acrílicas o cualquier otro tipo de mejoras.
Te puede interesar:  Uñas saludables: ¿Cuánto tiempo puedes llevarlas pintadas?

Conclusión: Mantenimiento y cuidado después de la retirada

Después de todo este proceso, tus uñas naturales necesitan un tiempo para recuperarse. Trata de mantenerlas bien hidratadas y protegidas, y evita aplicar nuevas uñas acrílicas inmediatamente. Usar un fortalecedor de uñas y seguir una dieta balanceada rica en vitaminas puede hacer maravillas. Tus uñas naturales te lo agradecerán y estarán listas para el próximo diseño de uñas que tengas en mente.